niño pintandose el cuerpo con colores de ikea

Siempre listo

Tengo que reconocerlo, mi mujer es una santa o me quiere mucho. O ambas cosas. Porque en mi casa siempre hay un iluminador montado y listo para ser usado, y a menudo son dos en vez de uno. Y están ahí, de pié en la habitación de invitados, que es también nuestra habitación del relax, donde suelo sentarme a tocar el piano mientras Naiara está leyendo un libro. También es la habitación desde donde suelo escribir estas líneas tomando una cervecita. Bueno, eso era antes… ahora más bien tomando un café o un te. ¡Es lo que tiene tener dos mini versiones de ti!

El caso es que es una habitación que usamos mucho, y desde luego esos iluminadores puestos ahí, no mejoran el decorado precisamente.

Pero luego ocurre que un día acabamos de bañar a Luca e inexplicablemente le veo precioso, más guapo de lo habitual. Así que decido sacarle una foto mientras se da la crema, y claro, el hecho de tener un iluminador ya listo, que tan solo requiere que le enchufes en la habitación en el que te sirve, hace posible capturar esos momentos casi fugaces con una luz adecuada, en vez de usar la luz de la bombilla de la lámpara.

niño de dos años recien bañado que acaba de aplicarse crema hidratante

No siempre hay que ir con todo el arsenal, pero sí que marca la diferencia usar una buena iluminación aunque sencilla, sobretodo si la alternativa es usar la luz de la lámpara de la habitación.

No te digo que tienes que estar con un iluminador siempre montado por si acaso. Pero sí que cuides más tu iluminación en esas fotos que son casi fugaces, que no te dejan el tiempo de prepararlo todo.

primer plano de una mano de niño pintando con colores rojo y azul

Por ejemplo, puedes usar un flash externo, montado encima de la cámara y rebotado hacia el techo. La luz que se refleja en él, hará que el techo sea tu gran iluminador, proporcionándote una agradable luz suave.

También puedes anticiparte un poco. Cuando vas a realizar una tarea con un alto potencial fotográfico como por ejemplo pintar, deja montada y/o preparada tu iluminación para las fotos antes de empezar. ¿Quien sabe? Puede que acabes sacando unos preciosos y coloridos retratos.

padre y hijo pintando juntos

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

- Responsable de datos: Desafío Digital, S.L.
- Finalidad: responder comentarios y puntualmente envío por mail de noticias y ofertas
- Legitimación: tu consentimiento expreso
- Destinatario: lista de suscriptores alojada en desafiodigital.es
- Derechos: acceso, rectificación, supresión, anonimato, portabilidad y olvido de tus datos